entrevista a Lucia Pietrelli en ocasió del conte “Lo riu” a LA VASTITUD. Última Hora (20.02.20)

Entrevista Lucia Pietrelli ● Escritora y traductora
«Mi cuento ‘Lo riu’ es musical y con un ritmo de película de miedo»

LaBreu publica ‘La vastitud’, donde se incluye este relato de la autora, así como los de Albert Pijuan y Adrià Pujol, fruto de una estancia en el Mas de Bernis.

Cada dos años LaBreu Edicions invita a tres escritores diferentes a pasar una semana en el Mas de Bernis (L’Aldea, Tarragona), donde escribirán un relato y que, posteriormente, publicará el sello catalán. Después de la participación de Sebastià Portell, Jaume C. Pons Alorda y Antònia Vicens, el verano pasado fue el turno de Lucia Pietrelli, que convivió con los autores Albert Pijuan y Adrià Pujol y de  cuyaexperiencia surgió el volumen La vastitud. La presentación será este viernes 21 en Drac Màgic (Palma).

¿Por qué aceptó participar en esta propuesta?
—Conocía el proyecto y me hacía ilusión porque reúne mis dos pasiones: escribir y viajar. Era un reto
porque suponía escribir bajo demanda, a la vez que fue un lujo porque la estancia me permitió desconectar durante una semana del resto del mundo y de todas mis obligaciones. Me levantaba y lo único que sabía que tenía que hacer era escribir.

¿Conocía a los autores?

—No personalmente y eso también formó parte de la aventura para mí. Básicamente acepté convivir con
dos personas que no conocía y de las cuales lo único que sabía era que compartíamos el hecho de escribir.

¿Cómo resultó la experiencia?
—Tan bonita que volvería a ir mañana mismo. No había estado nunca por esa zona del Ebre y el paisaje me impactó mucho. Me inquietó que fuera tan plano, que casi no hubiera árboles. Me pasaba mucho tiempo caminando entre los arrozales, era algo hipnótico que también marcó la escritura de mi relato.

¿Los tempos de escritura fueron muy reñidos?
—Estuvimos en el Mas una semana en junio y después tuvimos unos meses más para acabar y revisar el cuento, ya que hasta otoño no teníamos que entregarlo a LaBreu.

Su relato, Lo riu, tiene muchode ese paisaje.
—Sí, escribí casi todo el cuento en el Mas, porque entré en una especie de bucle a través de ese paisaje tan cuadricular, tan plano. Mi cuento es sobre todo un cuento musical, un ritmo concreto que, para mí, es el ritmo que descubrí entre los arrozales llenos de agua, entre el arroz ahogado, un trozo de mundo medio desierto. En los alrededores había muchos insectos, pero no personas.

¿Un ritmo inquietante?
—Sí, como la música de una película de miedo, porque debajo de ese paisaje percebí mucha crueldad
en potencia, un tiempo pasado hecho de sacrificios y actos violentos.

De hecho, es un relato muy violento.
—Es la historia de Amaya, que era una niña cuando la violencia estalló en el Mas donde pasaba los veranos con sus padres, y que ahora es una mujer que sigue arrastrando esa culpa, esa ferocidad hecha de fragmentos pasados y presentes.

También hay amor y dolor.
—Todo se confunde en su cabeza: los tiempos y también los sentimientos. Por eso el dolor puede parecerse al amor y el amor al dolor. Lo riu es la melodía de su cabeza desbordada por
los recuerdos y por el miedo.Es un cuento que está totalmente impregnado por el paisaje del Ebre. Seguramenteno lo hubiera escrito si LaBreu no me hubiese ofrecido la posibilidad de esa estancia. Le estoy muy agradecida

Clara Ferrer, Última Hora (20.02.20)

Deixa un comnetari

Subscriu-te a la nostra newsletter